Todas las entradas de: Carolina Larrosa

Asamblea general ordinaria 2019

El pasado sábado 6 de abril celebramos un año más la asamblea general ordinaria del Instituto Alavés de la Naturaleza en los locales de la asociación (calle de Pedro de Asúa, 2, 3º), con la sala llena de viejos y nuevos amigos. Todos volvimos a admirar y disfrutar de los locales renovados y reorganizados, mucho mejor adaptados para la cantidad de cosas que se allí se cuecen.

Se comenzó a las 5,30 de la tarde en primera convocatoria con una conferencia de Conrado Tejado, ilustrada con fotos fascinantes, que nos transportó a África para darnos una visión global de la Herpetofauna de ese continente. Nos tuvo hipnotizados con todo tipo de criaturas insospechadas, serpientes, lagartos, ranas, sapos y otros seres de formas y colores que despertaron nuestros comentarios y exclamaciones. Nos iba relatando sus costumbres y hábitats, y resultó tan interesante y ameno, que luego costó volver a la realidad y al orden del día. Pero ya habíamos roto el hielo de la mejor manera.

La eficiente junta general compuesta por el presidente, Brian Webster, la secretaria Teresa Ruipérez, el tesorero Félix Garaikoetxea y el vocal Pello Urrutia nos hicieron revivir todas las experiencias del ejercicio anterior, así como las cuentas detalladas, explicadas y comentadas, y su aprobación fue unánime igual que la gestión de la Junta. También nos informaron de los nombres de 18 nuevos socios y de dos o tres bajas. Se presentó a continuación el presupuesto para este año de 2019.

La cantidad de actividades y proyectos en marcha así como las previsiones para este año nos hicieron darnos cuenta una vez más, con admiración y orgullo, de lo vivo y activo que está el Instituto y el enorme esfuerzo que han realizado esta Junta y muchos socios para mantenerlo así, con esa vitalidad y apertura.

Llegó el momento temido por algunos, entre los que me encontraba yo, de proceder a la renovación de la Junta tras cuatro años de servicio, y como no había candidatos conocidos, de momento, se ofrecieron generosamente a seguir provisionalmente hasta que aparezcan, haciendo una prórroga y un gran esfuerzo, pero deseando que sea lo antes posible, por lo que se hace un llamamiento general a todos los socios. Recibieron una ovación general.

Se revisaron después los grupos de trabajo que existen en el Instituto y su relación con la Junta directiva, que a partir de ahora va ser de una mayor comunicación. Y se comentó que se va a proceder a vaciar de trastos las pequeñas salas adjuntas que usa el IAN para hacer sitio a fondos nuevos como las láminas de Iñaki Zorrakin donadas al Instituto tras su exposición en el Museo de Ciencias Naturales de Álava. Se pedirá ayuda a los socios para estas tareas cuando llegue el momento.

También nos presentó José Sebastián la nueva web mejorada del IAN, recién terminada, que muchos ya habréis utilizado estos días. Recibió un fuerte aplauso por el vistoso resultado y tanto trabajo de mejoras.

Terminamos la intensa sesión y salimos charlando al pasillo donde nos estaban preparando una fraternal merienda, de la que dimos cuenta en animada charla, y con gran movilidad alrededor de la mesa en un cruce de impresiones y saludos entre los asistentes, otro gran acierto, cómodo y amigable. No dejan de sorprendernos. Una delicia, en verdad. Gracias de nuevo a la Junta y colaboradores por todo ello.

Foto: Teresa Ruipérez

Las limícolas: Amigos y aves en las marismas de Santoña, Victoria y Joyel, en Cantabria

18,19 y 20 de enero de 2019

“La riqueza es la habilidad para experimentar totalmente la vida”

Henry David Thoreau

Un año más, el fin de semana de enero en las marismas de Santoña, Victoria y Joyel, en Cantabria, organizado por Brian y Rocío, hizo nuestras delicias. Y experimentamos totalmente la vida.

La convocatoria de este invierno fue, además,  una gran sorpresa,  ya que el enero pasado nos despedimos mentalmente de poder volver  porque el hostal de Argoños, tan bien situado y tan entrañable,  iba  a cerrar por jubilación y Brian pensaba que iba a ser la última vez,  ya que lo habíamos hecho tantas… así que nos pusimos muy contentos al enterarnos de que volvíamos y que el hostal de Argoños iba a abrir sólo para recibirnos esas dos noches y así  poder pasar tres días in situ.

Salimos el viernes por la tarde en dos coches Brian, Alfonso, Rocío, Maite e Iñaki, que era su primera vez, Teresa, Luis, y yo. Llegamos al anochecer y nos instalamos en Argoños rápidamente para salir a cenar a nuestros sitio habitual en Santoña,  “Los marinos”, un bar-restaurante que no nos falla nunca. Tampoco en esta ocasión.