Todas las entradas de: José Sebastián Estévez

Visita a la microrreserva de mariposas de Lapoblación

Es difícil encontrar un recorrido, de apenas cinco kilómetros, donde se puedan ver tantas especies de mariposas diurnas y de tanto interés biológico. El monte Castillo de Lapoblación (León Dormido) alberga la microrreserva de mariposas de Lapoblación. Una figura de protección que permite proteger el entorno donde existen especies de mariposas de gran singularidad o con algún tipo de amenaza. En esta zona protegida podemos observar a lo largo del año, más de setenta y cinco especies de mariposas diurnas.

Salimos el domingo siete de julio, desde el aparcamiento del Seminario de Vitoria, a las nueve de la mañana un grupo de socios del IAN-ANI con dirección a Lapoblación, municipio de la Comunidad Foral de Navarra, situado a escasos cincuenta kilómetros de Vitoria-Gasteiz. Llegamos a las diez de la mañana al sitio convenido y allí se encontraban ya, o estaban a punto de hacerlo, otros participantes que venían de diferentes localidades alavesas: Amurrio, Antoñana y Moreda de Álava. En total una quincena de participantes con ganas de aprender sobre lepidópteros y pasar una mañana en la naturaleza.

Zona a la entrada de Lapoblación en donde decidimos dejar los vehículos. (Foto: José Sebastián)

Brian nos entregó una lámina, editada por el Ayuntamiento de Lapoblación-Meano, donde estaban representadas la mayoría de mariposas diurnas que se pueden encontrar en el itinerario.

Baliza distintiva de la microrreserva (Foto: José Sebastián)

Comenzamos la visita desde la misma plaza del municipio, donde empieza un recorrido señalado mediante balizas distintivas de la microrreserva. Cogimos un sendero rural por el que pronto empezamos a ver distintas especies: Vanessa cardui, Melanargia lachesis (muy abundante), Brintesia circe y Ochlodes sylvanus.

José Sebastián Estévez - Vanessa cardui
Vanessa cardui (foto: José Sebastián)
José Sebastián Estévez - Melanargia lachesis
Melanargia lachesis (foto: José Sebastián)
José Sebastián Estévez - Brintesia circe
Brintesia circe (Foto: José Sebastián)
José Sebastián Estévez - Ochlodes sylvanus
Ochlodes sylvanus (Foto: José Sebastián)

Taller de Mariposas Dirunas

La actividad comenzó a las 9:00 en la sede del IAN-ANI. Durante dos horas estuvimos realizando la parte teórica de este taller.

Objetivos de la actividad:

  • Distinguir las mariposas diurnas del resto de mariposas.
  • Reconocer las 5 familias de mariposas diurnas que podemos encontrar en nuestra provincia y comunidad.
  • Reconocer las especies de mariposas más comunes que podemos encontrar durante el verano en nuestras latitudes.
  • Crear las bases para poder distinguir el resto de las especies que se pueden encontrar en nuestro territorio. Por medio de guías de campo existentes, y con los caracteres diferenciadores entregados a cada participante.

Tras la parte teórica acudimos en vehículos particulares a la Sierra de Badaia.
Durante tres horas más (hasta las 14:00) estuvimos realizando un itinerario en el cual identificamos las especies que íbamos encontrando.
La mañana trascurrió rápida y con un tiempo muy favorable para la observación de estos insectos, bajo un cielo totalmente despejado y 30º de temperatura.

Estas son las especies observadas durante la actividad. Entre ellas algunas mariposas de vuelo diurno que corresponden a familias nocturnas:

 

  • Argynnis paphia
  • Autographa gamma
  • Brenthis ino
  • Brintesia circe
  • Carcharodus alceae
  • Cupido argiades
  • Gonepteryx cleopatra
  • Iphiclides feistamelli
  • Laeosopis roboris
  • Limenitis reducta
  • Lycaena phlaeas
  • Maniola jurtina
  • Melanargia galathea
  • Muschampia proto
  • Papilio machaon
  • Pieris brassicae
  • Pieris rapae
  • Polyommatus escheri
  • Pyronia bathseba
  • Satyrium spini
  • Thecla betulae
  • Thymelicus sylvestris
  • Vanessa cardui
Argynnis pahia (NYMPHALIDAE)
Autographa gamma (NOCTUIDAE) Mariposa nocturna de vuelo diurno

Fotos: Alfonso López de Armentia y José Sebastián Estévez

Cacyreus marshalli, Butler 1898

Cacyreus marshalli Butler 1898, sobre Pelargonium peltatum
Vitoria-Gasteiz, 20 de noviembre de 2011.
(foto: ©José Sebastián Estévez)

 

 

Hoy es 20 de noviembre y las temperaturas excesivamente benignas que estamos teniendo durante las últimas semanas, hacen posible que aún mis jardineras estén floridas de geranios. El follaje de estos luce verde y sano, lo que me alegra enormemente. Lo normal a estas alturas, es que ya se encuentren marchitos por el frío y las heladas de Vitoria, pero apenas ha helado en lo que llevamos de mes. Esta circunstancia, preocupante por una parte por lo que significa, me ha dado la oportunidad de ver y disfrutar aún de una mariposa muy particular. Concretamente de un pequeño licénido, originario de África Austral y que aún revolotea por mis tiestos.

 A priori, podría parecer inverosímil, que una mariposa africana pudiera resistir nuestro clima a estas alturas del año, pero estamos teniendo un último tercio de año excesivamente cálido en Vitoria. Además, la especie “ha venido para quedarse”.

Entre los especialistas ya no hay ninguna discusión en considerar a Cacyreus marshalli como especie de nuestra fauna. Yo mismo la vengo observando desde el año 2006. Y año tras año, cada vez es más abundante en nuestras balconadas y jardineras urbanas.

La especie se detectó en la península Ibérica por primera vez a finales de los ochenta y desde entonces se ha citado en muchas localidades. Cada año va ampliando su distribución, y aunque está ligada a especies de los géneros Geranium y Pelargonium ornamentales, o lo que es lo mismo, a nuestros pueblos y ciudades, el salto a la naturaleza es cuestión de tiempo. Sobre todo, teniendo en cuenta que aún no tiene enemigos naturales como en su lugar de origen, donde la frenan parasitoides y hongos. Por si esto fuera poco, nuestra amiga tiene de cinco a seis generaciones anuales, lo que nos puede dar una idea de las muchas posibilidades que tiene para sobrevivir. Es decir, el adulto pone el huevo en los geranios, las larvas se internan en los tallos y capítulos florales de la planta para alimentarse y desarrollarse, salen de ellos para crisálidar y posteriormente emerge el imago para volver a empezar el ciclo. “Así hasta seis veces”. Por lo tanto no es extraño observarla desde principios de primavera hasta noviembre ininterrumpidamente.

Es considerada una plaga por los jardineros. Por internet

Tallos de Pelargonium zonale con orificios de
salida ocasionados por larvas de Cacyreus marshalli
(foto: © José Sebastián Estévez)

podéis encontrar miles de artículos sobre su mala fama si queréis saber más sobre sus “malas artes”.

Los machos y las hembras son iguales. Anverso de color marrón oscuro sin marcas excepto un punto negro orlado de blanco en las alas posteriores, junto a la base de la cola. Con fimbrias ajedrezadas en los bordes exteriores de las alas. Reverso pardo claro con un intrincado dibujo de franjas oscuras y claras que la mimetizan con el entorno cuando está posada. Envergadura alar de 20 a 28 mm.

La especie pasa nuestros inviernos introducida en los tallos  de la planta huésped en forma de larva o enterrada en el suelo en forma de crisálida, esperando que las temperaturas sean favorables para emerger. De esta forma se perpetúa año tras año en nuestras macetas.

Así que ya lo sabéis, si veis revoloteando y/o posándose a una  pequeña mariposa parda sobre vuestros geranios, se tratará casi seguro de Cacyreus marshalli.